lunes, 26 de diciembre de 2011

Tostas de salmón y mandarinas


 Llegadas estas fechas tan especiales para tod@s  en las que la cocina buye de animacion y movimiento, me veo en la obligación moral (muy apetecible por cierto) de presentaros  mi versión particular de un entrante navideño. Montse sugirió desde Facebook un pavo relleno, pero yo me voy a detener en el comienzo de la cena con unas tostas de salmón y mandarinas, regadas con un delicioso macerado agridulce que os van a saber a gloria aunque no sean pavo asado.

 Agradecer a Fernando todas las ideas sobre cocina que me ha hecho llegar (que me vienen de perlas para imaginar platos ricos), a Arturo y el excelente salmón de su charcutería del mercado de Vicálvaro y como no, desearos felices fiestas en estos tiempos tan complicadillos, que tarde o temprano pasarán.



INGREDIENTES (2-3 TOSTAS):

 PARA EL MACERADO AGRIDULCE:
- Zumo de una mandarina
- 50 gramos de almendras picadas
- 50 gramos de pepinillos en vinagre picados
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cucharada de vinagre de módena
- 1 chorrito de brandy
- Sal
- Pimienta negra

 PARA EL RESTO DEL PLATO:
- 3 mandarinas
- 150 gramos de salmón ahumado
- aceite de oliva
- Pan de hogaza











 Receta apta hasta para el mas novato en la cocina. No os quejareis, porque encima está buenísima, os lo digo yo que ya la he probado, jeje. De cualquier manera, paso a explicaros su elaboración.

 En primer lugar vamos a preparar ese macerado agridulce que le va a dar a la receta el toque especial. Y para ello exprimiremos una mandarina y reservaremos su jugo.




 Para continuar, en un bol batiremos con fuerza las 2 cucharadas de aceite de oliva y la de vinagre con un poco de sal y pimienta. Adicionaremos entonces las almendras y los pepinillos picados y mezclaremos junto con un chorrito de brandy.

 Para terminar nuestra salsa agridulce la vamos a rebajar con el zumo de mandarina que teníamos reservado removiendo con un tenedor.




 Una vez finalizada la parte mas laboriosa que es la salsa, solo nos restará tostar unas rebanadas de pan de pueblo tipo hogaza, aderezarlas con un poco de aceite de oliva y montar encima unas rodajas de mandarinas peladas (otra opcion muy interesante sería con mini tostas tipo snack). Sobre ellas salmón ahumado y como guinda final la exquisita salsa agridulce que teníamos reservada.

 Como antesala de una gran cena rodeados de todos nuestros seres queridos, nos resultaran divertidas y sobre todo ligeras para lo que nos viene después.


 Juaki


martes, 20 de diciembre de 2011

Tomates rellenos de ternera en salsa de pimientos del piquillo


Bienvenid@s de nuevo al rincón de mi casa favorito que con todo el placer del mundo descubro a quien le apetezca leerme, mi  cocina. Y es por eso que hoy respondo a la demanda de mi amiga Laura (Sevilla), que en su momento me sugirió incluir algún plato con tomates rellenos.

Dicho y hecho, os presento mi particular versión de los tomates rellenos calientes, porque mas adelante hablaremos de la fría. Y nos basaremos en un plato que contenga un relleno aun mas atractivo que la envoltura, bañando la carne del mísmo con una suave y cremosa salsa de pimientos del piquillo.

 INGREDIENTES (2personas):

 PARA LA SALSA DE PIMIENTOS DEL PIQUILLO:
- 1/2 cebolla
- 1 diente de ajo
- 2 latas pequeñas de pimientos del piquillo
- 1 cucharada sopera de aceite de oliva
- 1 chorro de brandy
- 4 cucharadas soperas de nata líquida
- Sal
- Pimienta molida

 PARA EL RESTO DEL PLATO:
-  3 tomates no muy maduros
- 100 gramos de carne picada de ternera
- 1/2 cebolla
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- Orégano
- Sal
- 1 cucharada sopera de harina
- 200 gramos de queso oveja semicurado
- Perejil


 Primera tarea, preparar la salsa de pimientos. En una sartén vamos a sofreír 1/2 cebolla troceada junto con un diente de ajo también troceado.  Una vez hayan cogido color añadiremos las 2 latas de pimientos del piquillo en pedazos y seguiremos sofriendo todo el conjunto sin olvidarnos de haber rectificado de sal.

 Subimos ahora el fuego para volcar sobre la sartén un buen chorro de brandy y  cocinar sin miedo para evaporar el alcohol (como siempre, ¿un par  de minutos?).

Podemos ya añadir al guiso 4 cucharadas de nata lìquida y espolvorear pimienta picada.




Sin más, batiremos todo hasta que nos quede una salsa espesa y al mismo tiempo suave. Reservaremos.

Con un cuchillo de punta vamos a demostrar nuestra maña rebanando un sombrero a 3 tomates para poder vaciar el interior de ellos sin dañar la estructura. Suena difícil ¿eh? pues con paciencia os aseguro que lo lograreis fácilmente.

Reservaremos el  interior de los tomates bien picados junto con ellos en el frigo y comenzaremos a preparar el relleno.




En una sartén con aceite de oliva vamos a sofreír 1/2 cebolla picada a fuego suave. A continuación añadiremos una cucharada de harina para removerla y quitarle el gusto a crudo (queremos que el relleno del tomate esté bien espeso para que aguante el calor del horno).




Escurriremos el tomate picado de exceso de líquido y lo sumaremos a la carne junto con un poco de orégano. Para terminar nuestro relleno sumaremos 5 cucharadas de la salsa de pimientos que teníamos reservada.

Ultima labor, rellenar los tomates y coronar con queso de oveja rallado y perejil picado.




Los introduciremos en el horno junto a las capuchas durante unos 20 minutos a fuego medio arriba y abajo.

Solo nos queda decorar con un poco de salsa, colocar las capuchas a modo de sombrero y disfrutar en buena compañía.

Juaki


domingo, 11 de diciembre de 2011

Ensalada de pechuga de pollo al aceite de cayena y ajo


A la hora de escoger una receta siempre intento que sea sencilla y sabrosa, que es en definitiva los que todos queremos cuando nos animamos a meternos en la cocina. Esta vez creo que lo he vuelto a lograr, ya que como veréis mas adelante, la ensalada de hoy es realmente fácil de preparar. Espero que además de sencilla os sepa igual de rica que a mi (yo es que soy muy agradecido con mis platos, jeje).




INGREDIENTES (2 personas):

PARA EL CALDO DE COCCIÓN:
- 1 zanahoria
- 1/2 cebolla
- 1 puerro
- 1 patata
- 1 punta de jamón
- 1 rama de perejil
- 1 chorrito de aceite de oliva
- Sal

PARA EL RESTO DEL PLATO:
- 1/2 pechuga de pollo
- 200 gramos de lechuga romana
- 2 tomates
- 1 zanahoria
-1/4 cebolla
- 1 diente de ajo
- 2 cayenas
- 4 cucharadas soperas de aceite de oliva
- Vinagre de manzana
- Perejil
- Sal 






Necesitamos en primer lugar 1/2 pechuga de pollo sin piel ni huesos (tarea del carnicero). Nosotros nos encargaremos en casa de limpiarla bien de pequeños nervios y grasa. 

A continuación vamos a cocerla entera durante unos 40 minutos en agua con 1/2 cebolla, 1 puerro, 1 zanahoria pelada, 1 rama de perejil, 1 punta de jamón, 1 chorrito de aceite de oliva y un poco de sal. Esta tarea la podríamos hacer simplemente con agua y sal, pero el sabor que va a coger la pechuga con todos los ingredientes ya mencionados es muy diferente y bastante mas interesante. Además, con el caldo de la cocción podréis hacer bastantes cosas en un futuro si lo congeláis (bases para salsas, paellas, consomés suaves, etc).

Una vez bien escurrida la pechuga la pasaremos por la sartén unos 5 minutos aproximadamente a fuego fuerte con un chorro generoso de aceite de oliva (unas 4 cucharadas soperas), 1 diente de ajo sin pelar y 2 cayenas. De esta manera la carne cogerá un borde típico de embutido al cortarse que le dará un aspecto y una consistencia muy vistosa, además de impregnarse de todo el sabor y olor del ajo y la cayena.

Reservaremos la pechuga para que se atempere y colaremos el aceite para utilizarlo al final.

Un último paso antes de montar nuestro plato: filetear fina la pechuga y dejar que se termine de enfriar.




En una bandeja colocaremos 2 tomates cortados en lonchas y sazonados, sobre ellos una capa de lechuga romana picada con zanahoria rallada. Aliñaremos con un poco de aceite, vinagre y sal (poco, que el aliño final viene después), y por último pondremos encima del todo nuestra pechuga fileteada bien extendida.

Pellizco de sal, cebolla en tiras, perejil y como no, un buen chorreón de el aceite de cayena que teníamos guardado.

El caso es echarle imaginación y buen ojo en la cocina. Cuando probéis esta receta me dareis la razón.

Juaki

domingo, 4 de diciembre de 2011

Tostas de pisto manchego con huevos fritos de codorniz


Dicen que agosto, mes de los frutos maduros es ideal para hacer pisto, aunque hoy en día debido a la tecnología evidentemente es posible hacerlo en cualquier época del año.

Hablamos de una receta muy antigua, incluso de antes del descubrimiento de Amèrica. En aquella época los manchegos elaboraban un pisto a base de aceite de oliva, cebolla, berenjena, calabacín y membrillo. Sí, habéis leído bien, membrillo, recordemos que el tomate y el pimiento aun no habían llegado al Viejo Continente.

En esta ocasión lo vamos a servir en una tosta, y sobre ella colocaremos un par de apetitosos huevos fritos de codorniz.




INGREDIENTES:

- 3 tomates grandes
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 2 pimientos verdes
- 1 pimiento rojo
- 1 calabacín mediano
- 4-5 cucharadas soperas de aceite de oliva.
- Comino
- Sal
- Azucar (una cucharada pequeña)
- Pan del día
- 6 huevos de codorniz
- Pimentón
- Sal gorda











Para la elaboración de nuestro plato vamos a comenzar sofriendo con abundante aceite de oliva (unas 4 cucharadas soperas) el ajo picado y la cebolla en trocitos.

Cuando la cebolla haya cogido color (unos 5 minutos) echaremos los pimientos cortados en daditos. En este punto de la receta yo suelo escoger pimientos pintones o rojiverdes en vez de los tradicionales verdes o rojos, ya que su sabor es bastante peculiar, entre dulce y ácido y a mí esa mezcla de sabores me dice mucho.

Seguiremos sofriendo entonces hasta que notemos que los pimientos se han ablandado, momento que aprovecharemos para verter el calabacín también en dados.




Pasados unos 10 minutos de sofreír todo a fuego lento podemos ya por fin agregar el tomate pelado y como no, cortado en dados para no perder la costumbre. Añadiremos también un golpe de comino y cocinaremos hasta que el guiso quede homogéneo de cocción y con el tomate prácticamente deshecho.

Hemos aguardado haste este momento para rectificar de sal, ya que si se añade muy pronto corremos el peligro de  de que el tomate no se cueza bien. Agregaremos también una cucharadita de azúcar (ya sabéis, contrarresta la acidez del tomate y los pimientos). Y con este gesto habremos dado por finalizado nuestro pisto.

Mientras lo dejamos reposar cortaremos unas rebanadas de buen pan (merece la pena) y lo tostaremos.




Paso final, montar la tosta: sobre ella pondremos una capa de pisto, encima un huevo frito de codorniz (¿alguien necesita explicación de como se fríe un huevo?) y coronando, un poco de sal gorda y un toque de pimentón picante.

Una última recomendación, si os sobra pisto la mejor manera de conservarlo en el frigo es vertiendo un chorrito de aceite de oliva sobre él y tapando posteriormente el recipiente (si es con tapa mejor). Podreis disfrutar muchas más veces de estas tostas tan sabrosas.

Juaki

sábado, 26 de noviembre de 2011

Alitas de pollo asadas con salsa barbacoa

El que no haya hecho nunca unas alitas de pollo que levante la mano. Bromas a parte las alitas de pollo nos han hecho sentir a much@s auténticos chefs de los buenos al comprobar que sólamente friéndolas en aceite muy caliente creábamos una cena para chuparse los dedos. Por esa razón mi amor propio me prohibe explicaros en el blog como se fríen unas alitas, pero de ninguna de las maneras pretendo que queden en el olvido y hoy os voy a contar una forma de hacerlas que en mi casa se celebra por todo lo alto cuando me animo a cocinarlas.

Por cierto, como observareis en la lista de ingredientes la salsa barbacoa que os propongo no ocupa un lugar muy alto en el ranking de las salsas más sanas y saludables, pero tampoco vamos a hacer un drama por echar un par de calorías al cuerpo de vez en cuando, ¿no?



INGREDIENTES (1-2 personas):

- 6 alitas de pollo
- 1 patata grande
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- Sal
- Perejil

PARA LA SALSA BARBACOA:

- 1-1/2 cucharada sopera de miel
- 1-1/2 cucharada sopera de ketchup
- 1/2 cucharada sopera de aceite de oliva
- 1 cucharada sopera de coca cola
- 1/2 cucharada sopera de vinagre de Módena
- 1/2 cucharada pequeña de pimentón picante
- Una pizca de sal






Lo más recomendable para que las alitas se impregnen de todo el sabor a barbacoa es untarlas una vez lavadas y limpiadas con la salsa que previamente habremos preparado, por lo que directamente paso a explicaros su elaboración.

En una sartén caliente verteremos todos los ingredientes de la salsa y a fuego bajo removeremos para que se mezclen bien. Retiramos entonces del fuego y dejamos que se atempere mientras vamos limpiando las alitas.

A continuación untaremos las alitas con nuestra salsa y dejaremos macerar en el frigo más o menos dos horas. Nos sobrará tiempo para cocer la patata durante unos 15-20 minutos (más no porque luego irá al horno) y reservarla para después.




Pasadas las 2 horas colocaremos las alitas en un recipente para horno y al lado la patata en dados aliñada con un poco de sal, aceite y perejil. Introducimos en horno precalentado y las  dejamos asar a unos 180 grados durante unos 40 minutos, sin olvidarnos de voltearlas a los 20 minutos y pintarlas con la salsa que sobró del recipiente del macerado.

Si las queréis aun más crujientes aguantadlas en el horno 10 minutos más. De cualquier manera os sorprenderéis del sabor tan especial de esta salsa en conjunción con las alitas jugosas y crujientes. Un placer vamos.


Juaki


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Champiñones al ajillo

Hoy nos damos de nuevo un garbeo por las calles más estrechas y céntricas de Madrid, que al final siempre nos conducen a esos bares y tasquitas que hacen de sus tapas una identidad propia que conforma la gastronomía de las entrañas de la capital, en la que se fríen torreznos, calamares y por supuesto se resopla de placer con las patatas bravas.

Punto rico de picor nos llega también de los deliciosos champiñones al ajillo, con los que inevitablemente nos trasladamos a mediodías de vermuts cerveceros, a tardes de mesa de taberna con champis como aperitivo, tardes que se terminaban enganchando con la noche, en fin... salados y alegres recuerdos.

Por eso es momento de hacerlos protagonistas de nuestro/vuestro blog y presentarlos en la mesa ansiosos de que nuestra memoria gastronómica (que existir existe) nos consiga agradar aun más la velada.







INGREDIENTES: (para 2-3 personas)

- 300 gramos de champiñones frescos
- 3 dientes de ajo
- 50 gramos de jamón ibérico
- 2 cayenas
- 1 cucharada de perejil picado
- 4 cucharadas soperas de aceite de oliva
- 1 chorrito de vino blanco
- Sal












Cuchillo en mano, nuestro primer paso será picar el ajo y cortar el jamón en trozos pequeños. Los champiñones los filetearemos habiendo eliminado previamente el final del tallo que para mi gusto es demasiado duro y seco. Por cierto, si la etiqueta del envase indica que provienen de Autol (La Rioja) o alrededores, tendréis asegurada una excelente calidad (y no soy de la zona eh).

En una sartén grandecita con 4  cucharadas de aceite de oliva vamos a sofreir el ajo picado y las dos cayenas enteras ( quizás con una bastaría, lo dejo a vuestra elección).

A los cinco minutos más o menos añadiremos los champiñones cortados y rectificaremos de sal. Podemos entonces cocinar todo el conjunto a fuego medio fuerte ya que los champiñones sueltan bastante agua al cocinarse y no habrá peligro de que se quemen en el intento.

Cuando veamos que ya están casi hechos (se habrá evaporado casi todo el agua y quedará solo el aceite, unos 15 minutos) subiremos aun más el fuego y volcaremos un chorrito de vino blanco sin dejar de remover todo para que se evapore el alcohol.




Ya solo falta añadir el jamón y el perejil, guisar durante unos minutos a fuego ya normal y servir en la mesa. En el caso de vegetarianos, ya sabéis, ahorraos el jamón.

Totalmente recomendable para un aperitivo dominguero en casa, que aunque no es un bar se está estupendamente.


Juaki

sábado, 19 de noviembre de 2011

Macarrones con contramuslos de pollo picado y chorizo

Que gran combinación resulta de juntar la pasta con el chorizo. Como dirían en términos enológicos, maridan muy bien.

 Pero además, vamos a completar el plato con carne picada de pollo, que en este caso suavizará notablemente el sabor final.  Y no va a ser cualquier carne, lo mejor es decirle al carnicero que nos limpie unos contramuslos de piel y huesos (ideales para caldos) y luego nos pique la carne. Comprobareis que es mucho más jugosa que cualquier otra del pollo.







INGREDIENTES: (para 4 personas)

- 250 gramos de pasta tipo pluma nº 3
- 80 gramos de chorizo para guisar
- 200 gramos de carne picada de pollo
- 600 gramos de salsa casera de tomate frito
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 chorrito de brandy
- Sal
- Pimienta
- Orégano











Como siempre hacemos, primeramente vamos a cocer la pasta en abundante agua con un chorrito de aceite y sal. Una vez hecha reservamos con mantequilla mezclada.

En ese mismo recipiente de guisar sofreiremos lentamente la cebolla y el ajo muy picaditos.

A continuación incorporamos la carne y rectificamos de sal y pimienta. Dejaremos que se haga bien removiendo todo de vez en cuando, para finalmente subir el fuego, regar con un chorro de brandy y remover de nuevo hasta que se evapore el alcohol (un par de minutos).




Añadimos ahora el chorizo en rodajas finas y la salsa de tomate casera (ver elaboración en la receta tallarines a la boloñesa) y cocinamos 15 minutos para que la carne quede bien blandita.

Por último rectificaremos de orégano y mezclaremos con la pasta cocida para calentarla al fuego unos minutos.

Si queremos podemos añadir un poco de queso rallado en el plato, lo dejo a elección del comensal.

Fácil fácil de elaborar, atreveos.


Juaki

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Migas de Valdelarco

Por cortesía de Mª Carmen y Manolo

Llegaron por fin el frío y las lluvias. Y con ellas todos esos maravillosos platos tradicionales de invierno que tantos estómagos llenaron en tiempos duros y que hoy curiosamente los disfrutamos como auténticas recetas festivas.

Las migas están extendidas por casi todo el país y como es lógico existen variaciones respecto a cada región en la que se elaboran.

Más que conocidas y reconocidas son las migas extremeñas, pero en esta ocasión vamos a viajar aún más al sur para conocer de la mano de dos expertos en la materia (Mª Carmen y Manolo) todos los secretos de las auténticas migas de Valdelarco.




Estas migas se cocinan también en parte de la sierra de Aracena, al norte de Huelva, y me atrevería a decir incluso que en algunas zonas al sur  de Extremadura. Su principal diferencia con el resto es que éstas llevan patata además de pan y ajo, lo que las convierte en una auténtica delicia al paladar por su suavidad y textura.







INGREDIENTES: (para 6 personas)

- 2 cabezas de ajos (no dientes)
- 1 kg de patatas
- 1 pimiento rojo (opcional)
- 4 barras de pan de víspera
- 1-1/2 vaso de aceite de oliva
- 1-1/2 vaso de agua
- Sal

















Ante todo he de deciros que para cocinar esta receta resultan fundamentales dos utensilios: una buena sartén grande con las paredes altas y una paleta plana dura para poder remover y machacar las migas durante la elaboración.

Aclarado este punto nuestra primera tarea consistirá en pelar y cortar las patatas en gajos finos, trocear el pimiento (no todo el mundo lo incluye en la receta) y dar un corte en el centro a los dientes de ajo (sin pelar).

A continuación empezaremos a freír las patatas a fuego bajo. Pasados unos cinco minutos añadiremos los ajos y el pimiento. Según se vayan friendo y ablandando removeremos las patatas a la vez que las trituramos un poco con la paleta.



Una vez hechas (calculad unos 25-30 minutos), escurriremos el aceite sobrante (dejando un poco en la sartén) para incorporar el pan en rodajas finas.

Con mucho cuidado de no hacerlo de golpe, verteremos poco a poco el agua (1-1/2 vaso más o menos) mojando sin prisas todo el pan. Rectificamos ahora de sal.




Llega por último la tarea más trabajosa de todo el proceso que consiste en remover, machacar y seguir removiendo sin olvidarnos de volver a machacar con la pala por todas las migas. En esta proceso reside parte del secreto de las migas: no cansarnos de hacerlo durante al menos media hora para que finalmente cojan ese color marrón característico de la receta. Para esta labor tan artesanal recurriremos a todo aquel mozo o moza de buen brazo que atrapemos por la cocina cuando se acercan a oler el guiso si no queremos acabar con unas agujetas considerables.

Hemos terminado nuestro plato y ya solo nos queda presentar en la mesa con una apetitosa guarnición formada por tocinillo y chorizo frito, sardinas, anchoas, pepinillos, uvas, mandarinas.....en fin, todo lo que se os ocurra y acompañe bien a esta deliciosa receta que solo de pensar lo rica que está ya la quiero volver a comer


Juaki


sábado, 5 de noviembre de 2011

Paella de verduras


Siendo tan conocida en todo el mundo debería haber comenzado con la típica receta de paella valenciana, pero es sabido que paellas en sí las hay de muchos tipos, yo he querido empezar por la más sana y ligera que es la de verduras y no por ello menos buena.

En el apartado ingredientes os voy a sugerir una serie de verduras que a mí me gustan mucho para la paella, pero de ahí a lo que os dicte vuestra imaginación solamente hay un salto, lanzaos a improvisar con los ingredientes que más os  apetezcan y veréis como los resultados merecen la pena.

INGREDIENTES: (4 personas)

PARA EL CALDO DE VERDURAS:    
- 1 puerro
- 1/2 cebolla
- 1/2 calabacín
- 1 rama de apio
- 200 gramos de judías verdes
- 1 patata mediana
- 1 zanahoria
- Perejil
- Sal



PARA EL RESTO DEL PLATO:
- 1-1/2 vaso de arroz (preferiblemente bomba)
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- 1/2 cebolla
- 1 puerro pequeño
- 1 diente de ajo
- 1 pimiento verde
- 100 gramos de judías verdes cocidas
- 1/2 calabacín
- 100 gramos de espárragos trigueros
- 1 tomate
- 50 gramos de guisantes en conserva
- 1 lata pequeña de pimiento rojo
- Sal
- Pimentón dulce
- Azafrán en hebra


La primera tarea a la que nos vamos a dedicar es hacer un caldo de verduras que posteriormente le aporte ese sabor tan especial y casero a la paella.

Pondremos a cocer en un litro y medio de agua el puerro, 1/2 cebolla, 1/2 calabacín, las judías verdes troceadas y sin las hebras de los bordes (las judías dan sabor y color al caldo), 1 patata en trozos grandes, 1 rama de apio, un poco de perejil y sal.

En una hora más o menos tendremos listo el caldo, el cual colaremos y reservaremos, sin olvidarnos también de apartar para luego las judías verdes ya cocidas.

En una sartén paellera (importante para que el arroz se distribuya y extienda bien por todo el recipiente) sofreiremos 1/2 cebolla y un diente de ajo muy picaditos. Casi al mismo tiempo echaremos los espárragos trigueros en trocitos, el puerro troceado y el pimiento también picado (tardan más que otras verduras en cocinarse).

Cuando esté todo medio hecho incorporaremos el tomate pelado y troceado y seguiremos removiendo. A continuación el 1/2 calabacín cortado en trozos medianos que se vean bien en el guiso.

Una vez bien pochado todo añadiremos el arroz y removeremos 2 minutos (para que coja bien todo el sabor y se pegue menos a la sartén).

Podemos ya echar poco a poco el caldo (la cantidad total será el doble más un poco más que de arroz; si es necesario se añadirá un poco más durante el guiso).

Al mismo tiempo rectificaremos de sal, pimentón y azafrán. El arroz tarda unos 25-30 minutos en hacerse a fuego medio (ojo, sin pasarse).

A mitad de cocción sumaremos al guiso los guisantes y las judías verdes cocidas que teníamos reservadas.

5 minutos antes de terminar colocaremos los pimientos en tiras sobre la paella para darle un aspecto aun más bonito.

Terminada la cocción vamos a dejar reposar 5 minutos el arroz bien tapado con un trapo de cocina para que termine de absorber la humedad sobrante.

En el momento de servir en la mesa, a parte de un limón para aliñar, poned también orden porque puede que haya discusiones para decidir quien es el primero en catar, jeje.


Juaki


sábado, 29 de octubre de 2011

Gratinado de puerros con puré de patata


El ingrediente que hoy nos ocupa sencillamente me encanta. El puerro sirve tanto para dar gran sabor a un caldo, como para ser el protagonista de un plato principal. Por socorrido, se puede hasta utilizar crudo y troceado finamente en una ensalada (utilizando solo la parte más tierna).

Hoy lo vamos a gratinar en el horno con  bechamel y queso rallado, pero antes lo sentaremos en una rica base de puré de patata.






INGREDIENTES: (4 personas)

PARA EL PURÉ DE PATATA:

- 4 patatas
- 2 cucharadas de mantequilla
- 3 lonchetas de queso fundido
- 1/3 vaso de leche
- Sal

PARA EL RESTO DEL PLATO:

- 400 gramos de salsa bechamel
- 1/2 cebolla
- 1 diente de ajo
- 30 gramos de piñones
- 30 gramos de pasas
- 100 gramos de champiñones
- Aceite de oliva
- Sal
- 200 gramos de queso rallado






He de deciros que esta receta resulta un  poco laboriosa de preparar en el sentido de que consta de varias capas que hay que realizar por separado, pero si seguís los pasos veréis como al final no es nada difícil y da un resultado exquisito.

Comenzamos cociendo las patatas en una cazuela y los puerros en otra (bien limpios y partidos por la mitad para que entren bien en el recipiente).

Los puerros con 20-25 minutos de cocción normal quedarán en su punto. Los reservaremos.

Para el puré de patata mezclaremos bien las patatas cocidas y peladas con un poco de leche, 2-3 lonchetas de queso fundido, 2 cucharadas de mantequilla y sal (para ello nos ayudaremos de un bol y un tenedor). El hecho de añadir queso al puré se basa en la intención de obtener una mezcla bien espesa que aguante el resto de la receta.

A continuación en una sartén con un poco de aceite de oliva sofreiremos la cebolla y el ajo bien picados, para añadir después los champiñones fileteados. En el último momento verteremos los piñones y las pasas y removeremos durante dos minutos a fuego alto obteniendo finalmente nuestro sofrito especial.

Es el momento por fin de montar nuestro plato. En un recipiente para horno formaremos primero una capa de puré de patata, para colocar encima los puerros cocidos y escurridos. Sobre ellos extenderemos nuestro sofrito especial. Por último, bañaremos todo con la salsa bechamel y coronaremos con el queso rallado (sin escatimar).

15 minutos de horno a 200 grados en posición gratinado nos separarán de un nuevo éxito en la cocina, je je.


Juaki




domingo, 16 de octubre de 2011

Pluma de cerdo ibérico asada al vino 2 pasas


En la costa murciana (Mazarrón, La Azohia etc) se elabora un vino dulce catalogado en "pasas" según tiempo en barrica, que por bueno da hasta un pelín de pena utilizarlo para cocinar.

Su producción, casi artesanal, apenas cubre solo la zona para su distribución, si vais por allí acordaos de preguntar, merece la pena.

Hoy me quedo con el 2 pasas para cocinar una pieza de pluma de cerdo ibérico que va a agradacer ser regada por un vino tan especial, consistente de aroma y suave y dulzón al paladar.





INGREDIENTES (3 personas):

- 250 gramos de pluma ibérica de cerdo
- 3 patatas medianas
- 1 diente de ajo
- 1/2 vaso de aceite de oliva
- 1/2 cebolla
- 1 pimiento verde
- 1 vaso de vino dulce 2 pasas ( o cualquier otro dulce)
- 1 chorrito de vinagre
- 1/2 limón
- Perejil
- Tomillo
- Orégano
- Pimienta molida
- 1 hoja de laurel











Ante todo vamos a cocer las patatas con piel unos 15 minutos. Queremos que estén casi hechas para luego meterlas al horno con el resto de los ingredientes y allí se terminen de hacer. Una vez cocidas las pelaremos y reservaremos.

En una fuente para horno verteremos un poco de aceite de oliva y haremos una especie de cama con la cebolla y el pimiento troceados.

Sellaremos ahora la carne pasándola por la sartén a fuego vivo y dorando levemente todos sus lados. Conseguiremos así que no se escapen sus jugos durante el asado y no quede seca la carne (hablamos de 2-3 minutos como mucho).

Una vez sellada la colocaremos encima de la cama que hicimos anteriormente con objeto también de que no se seque y queme la carne.

Colocaremos a los lados las patatas cortadas en trozos grandes y regaremos todo con la mitad de un vaso mezclador en el que hemos macerado durante media hora un vaso de vino dulce, un chorrito de vinagre, zumo de 1/2 limón, 1 vaso de agua, 1 ajo picado, sal, orégano, pimienta molida, perejil, tomillo y una hoja de laurel machacada.





La otra mitad del macerado la reservaremos para volver a regar todo el asado pasados 15 minutos en horno, que es cuando daremos la vuelta a la carne y la tendremos otros 20 minutos (según tamaño) a 180 grados.

Finalizaremos fileteando la carne y regando encima con el caldo del asado.


Juaki




viernes, 14 de octubre de 2011

Tallarines a la boloñesa



Universales y socorridos donde los haya, los espagueti a la boloñesa deleitan tanto a mayores como a pequeños.

Como la mayoría de las recetas que estamos viendo, resultan muy sencillos de preparar, aunque en esta ocasión también vamos a elaborar nosotros mismos la salsa de tomate para darle aun mejor sabor.





INGREDIENTES (4 personas):

PARA LA SALSA DE TOMATE:
- 800 gramos de tomates
- 1 cucharada pequeña de azúcar
- 1 diente de ajo
- 1/2 vaso de aceite de oliva
- 1 cucharada pequeña de sal
- 1 cebolla
PARA EL RESTO DEL PLATO:
- 250 gramos de pasta larga seca (tallarines o espagueti)
- 1/3 de cebolla
- 1 zanahoria
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1/2 vaso de vino blanco
- 250 gramos de carne picada (mitad cerdo-mitad ternera)
- Orégano
- Sal







Primera tarea, cocer en abundante agua la pasta. Una vez hecha la reservaremos con una nuez de mantequilla mezclada para que no se peguen los tallarines.

Para la salsa de tomate utilizaremos una cacerola grande con 1/2 vaso de aceite de oliva donde verteremos la cebolla y el ajo cortados en trozos medianos y sofreirémos hasta que cojan color. Añadiremos entonces los tomates lavados y troceados y 1 cucharadita pequeña de sal.  Dejaremos cocer durante al menos 45 min. removiendo de vez en cuando. Añadiremos al final otra cucharadita  de azúcar (ya sabéis, para contrarrestar la acidez del tomate).

Batiremos todo el conjunto en el momento en que el tomate esté casi desecho, colaremos y reservaremos.

En la cazuela en la que cocimos anteriormente la pasta echaremos 1 cucharada de aceite de oliva y sofreiremos 1/3 de cebolla y una zanahoria picadas ambas muy finamente.




Añadiremos ahora la carne picada y el orégano. Removeremos todo y cocinaremos hasta que la carne esté hecha. Rectificaremos entonces de sal y subiremos el fuego para añadir 1/2 vaso de vino blanco. Cocinaremos hasta que se evapore el alcohol (2-3 minutos) y bajaremos el fuego para incorporar la salsa de tomate.

Si dejamos cocinar a fuego bajo durante al menos 15 minutos conseguiremos que la carne quede más blandita y suave al paladar.

Para terminar volcaremos la pasta y mezclaremos a fuego medio hasta que esté bien caliente todo el guiso.

A comer y a mancharse los bigotes.


Juaki




lunes, 10 de octubre de 2011

Patatas a la riojana


 Hoy nos vamos a acercar a uno de los platos más populares de los menùs diarios de bar. Y no por eso le vamos a restar importancia, tanto por su sabor como por su tradición.

 Nacido de las largas jornadas de trabajo en el campo, nuestros bisabuelos aprovechaban los productos que tenían más a mano en el huerto (patatas, pimientos etc) para hacer un guiso que reconfortara el cuerpo después de estar todo el día faenando. Si además era época de matanza, podían añadir el chorizo y completar así un plato exquisito.

 Y si no que se lo digan al gran maestro francés Paul Bocuse que en uno de sus viajes a nuestro país quedó maravillado cuando probó esta receta.

 Versiones hay muchas, yo os cuento la mía.





INGREDIENTES: (4 personas)

- 4 patatas grandes
- 1/2 cebolla grande
- 1 diente de ajo
- 1 pimiento verde
- 1 hoja de laurel
- 1 pimiento choricero
- 1/2 cayena (opcional)
- 1 tomate pequeño (opcional)
- 150 gramos de chorizo de guisar
- Sal
- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
- 1 cucharada pequeña de pimentón dulce (opcional)
- 3 vasos de agua











 Comenzaremos por la tarea más trabajosa de toda la receta que es picar muy finamente la cebolla y el ajo. El pimiento verde lo cortaremos en trozos más grandes para que se vea al final del guiso.

 Cortaremos también en lonchas el chorizo y lo reservaremos.

 En una cazuela grande con un poco de aceite pochamos bien la cebolla, el pimiento, la 1/2 cayena y el diente de ajo. Añadiremos después el tomate cortado a trocitos y cocinaremos 2-3 minutos.

 A continuación incorporaremos el chorizo y removeremos bien para que suelte su jugo e impregne de color rojizo todo el guiso.

 Ya podemos cortar las patatas encima de la cazuela (previamente peladas y lavadas) como nos contaban las abuelas, es decir, cascándolas o rompiéndolas al mismo tiempo que las cortamos para que suelten el almidón y coja más cuerpo (espesor) el guiso.




 Cubriremos después de agua las patatas (aproximadamente 2-3 vasos de agua) e introduciremos el pimiento choricero seco y la hoja de laurel. Rectificaremos de sal, pimentón y si queremos, un toque de azúcar que le quite acidez al guiso (opcional).

 Mantendremos un fuego medio-bajo durante toda la cocción (unos 35 minutos) y retiraremos de vez en cuando con una cuchara la espuma sobrante que sube arriba del guiso.

 5 minutos antes de terminar la cocción apartaremos el pimiento choricero y extraeremos toda su carne para volverla a añadir a la cazuela.

 Ya tenemos lista nuestra receta de patatas con chorizo. Si lo acompañamos en la mesa con un plato de guindillas vascas, terminaremos de rematar la faena.



Juaki



lunes, 3 de octubre de 2011

Patatas alioli



Seguimos de ruta por las tapas más típicas de Madrid. Hoy vamos a continuar con patatas como ingrediente base, pero en esta ocasión nos vamos a referir a las patatas alioli, que si no llegan a tener la fama de las bravas, están bastante cerquita en el ranking de tapas famosas.

Y como en el caso de las bravas resultan facilísimas de hacer, incluso mas que aquellas. El principal misterio de esta receta reside en el punto de cocción de las patatas, si te pasas se deshacen y si te quedas corto, se quedan duras por dentro. Pero no hay razón para asustarse, si cuidamos la potencia y el tiempo de cocción, saldremos con éxito seguro de este desafío, jeje.







INGREDIENTES:

- 3 patatas medianas
- 1 diente de ajo
- 1 huevo
- 1-1/2 vaso de aceite de girasol
- 1 chorrito de vinagre
- 1/2 limón
- Perejil
- Sal
















He de deciros ante todo que la salsa alioli original catalana lleva única y exclusivamente aceite, ajo y sal, pero con los tiempos, las prisas y sin duda alguna, el marketing del producto, hizo que esta salsa se convirtiera en un plato relativamente diferente al original, añadiendo huevo por ejemplo y acortando de esta forma los tiempos tan largos de batir y el mimo empleado en la salsa original.

Vamos a empezar cociendo en agua las patatas a un fuego medio-bajo y vigilando de vez en cuando con un pincho el punto de cocción de las mísmas. Una vez listas (calcularemos 35-40 minutos según tamaño de las patatas) las escurriremos y pelaremos para a continuación dejarlas enfriar hasta que tengamos nuestra salsa de acompañamiento lista.

Y para eso vamos a poner en un vaso mezclador el huevo entero comenzando a batir con el brazo de la batidora abajo mientras vamos añadiendo poco a poco el aceite. Según lo vayamos haciendo iremos subiendo al mismo tiempo el brazo mezclador hasta que quede completamente espesa y hecha la salsa.

Sin dejar de batir incorporaremos ahora la sal, el chorrito de vinagre, el jugo de medio limón y como no, el diente de ajo (ya sabeis, eliminad el germen del ajo y no os repetirá posteriormente). Ya tenemos lista la salsa alioli.

Por último, mezclaremos (con cuidado de que no se rompan las patatas) la salsa con éstas, un puñado de perejil cortado y un buen pellizco de sal.

Dejaremos enfriar en el frigo y serviremos en la mesa sabedores de que hemos sumado un nuevo éxito en nuestra cita con la cocina.


Juaki



domingo, 2 de octubre de 2011

Patatas bravas


¿Y porqué no nos podemos atrever a hacer nosotros mismos esa receta que tanto gusta a todo el mundo y que por tantos bares de Madrid vemos? (no siempre con buena fortuna). Os puedo asegurar que la salsa es realmente fácil de hacer, y partiendo de esa base, hoy nos vamos a marcar unas patatas bravas en toda regla.



INGREDIENTES:

- 3 patatas grandes
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- 1 Cayena
- 1 punta de jamón (opcional, aunque recomendable)
- 1 vaso de tomate triturado (vale también frito)
- 1 cucharada grande de aceite de oliva
- 1 cucharada grande de harina
- 1 cucharada pequeña de pimentón (dulce o picante, al gusto)
- 1 cucharada pequeña de colorante
- 1 cucharada pequeña de azúcar
- 1 chorrito de vinagre
- Sal










Lo laborioso de esta receta es la elaboración de la salsa, pero si seguís mis pasos triunfareis seguro porque como ya veréis resulta muy sencilla de realizar.

En primer lugar utilizaremos una cazuela no muy grande para luego poder triturar con facilidad. Sobre ella y con aceite calentito pocharemos bien la cebolla y el ajo cortado todo en trozos pequeños. Añadiremos también al principio la Cayena y la punta de jamón (no muy grande) para que vaya cogiendo gusto toda la cebolla.

Cuando esté bien hecho todo incorporaremos una cucharada de harina y cocinaremos ésta para que no sepa a crudo (removiendo hasta que se disuelva la harina será suficiente) y al mismo tiempo que retiramos del fuego la cazuela añadiremos el pimentón y mezclaremos (si no la retiramos corremos el peligro de que se queme el pimentón y de gusto amargo).

Volveremos a poner la cazuela al fuego y verteremos el vaso de tomate triturado, el colorante, la cucharada de azúcar y el poquito de sal que pida la salsa.

Dejaremos cocer suavemente todos los ingredientes durante 10 minutos aproximadamente y al final pondremos un chorrito de vinagre y subiremos el fuego hasta que se evapore.

Ya solo nos quedaría retirar la punta de jamón, batir todo y colar en chino para que quede una agradable textura. Si veis que os queda un pelín espeso podéis añadir algo de agua y remover durante la cocción.




Para las patatas es conveniente cocerlas antes enteras y con piel durante unos 15 minutos a fuego bajo.

Ultima tarea, las pelaremos y cortaremos en trozos grandes y cuando se enfríen las volcaremos en una sartén con abundante aceite caliente para freirías a fuego fuerte.

Sacar, escurrir de aceite, salar y verter un buen chorro de nuestra salsa brava.

Después de esto dejareis de preguntaros como narices se hace la dichosa salsa de las bravas cuando estáis de tapeo con los amigos en un bar.


Juaki




Espárragos con mahonesa de trigueros y aceitunas negras


Receta original de Juan Mari Arzak

Delicatessen el plato que hoy pongo a vuestra disposición. Además de sencillísimo de preparar y genial por parte de padre (Arzak), nos lleva a la cuenta de que para realizar un gran plato no siempre son necesarios ingredientes rarísimos y carísimos.


INGREDIENTES:

- 1 lata de espárragos blancos extra-gruesos

PARA LA MAHONESA DE TRIGUEROS:
- 200 gramos de espárragos trigueros
- 1 cucharada grande de perejil
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1/2 vaso de caldo de verdura
- 2 cucharadas soperas de mahonesa
- Sal

PARA EL MACERADO DE ACEITUNAS NEGRAS:
- 6-8 aceitunas negras
- 2 cucharadas grandes de aceite de oliva
- 2 cucharadas grandes de vinagre de Jerez
- 3 cucharadas grandes de vino dulce
- Sal





Para comenzar troceamos los espárragos trigueros y los salteamos en una cazuela pequeña con un poco de aceite y sal.

Los bañaremos ahora con caldo de verduras, incorporando también el perejil para dejar cocer el conjunto durante al menos 10 minutos.

Pasado ese tiempo los trituraremos y colaremos en un chino o colador. A dicha mezcla le agregaremos con mucho cuidado para que no se corte 2 cucharadas de mahonesa, la cual prepararemos batiendo 1 huevo con 1/2 vaso de aceite de girasol (mas suave para la mahonesa), un poco de sal, un toque de vinagre y el jugo de 1/2 limón.

Para el macerado de aceitunas negras, picaremos finamente éstas y añadiremos 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 de vinagre de Jerez, 3 de vino dulce y un poco de sal, dejando macerar todo junto unas 2 horas aproximadamente en el frigo.

Montaremos por último el plato colocando los espárragos blancos primero, sobre ellos un chorreón de la mezcla de aceitunas negras y acompañándolo todo, un bol con nuestra exquisita mahonesa de trigueros bien fría.

Como veis, no hace falta ser un gran gourmet para presentar en la mesa un a gran receta digna de chef.


Juaki




jueves, 29 de septiembre de 2011

Pizza de atún y fantasía



Curioso como mínimo el nombrecito de la receta de hoy, pero una vez os explique el motivo creo que me entenderéis.

Vamos a hacer una pizza de principio a fin, incluida la masa por supuesto. Y como base de la mísma pondremos tomates a rodajas y atún en aceite. El resto de los ingredientes será a elección del comensal. En este caso mi mitad será con pimientos verdes y cebolla, y la de mi invitado con piña en almíbar. De ahí el nombre de atún y fantasía.

INGREDIENTES:

PARA LA MASA:
- 1 kg de harina para pizza (con levadura)
- 1 cucharada de sal fina
- 6-8  cucharadas soperas de aceite de oliva
- 1/2 litro de agua tibia




INGREDIENTES:

PARA EL RESTO DE LA PIZZA:
- 2 cucharadas soperas de tomate frito
- 1 tomate
- 1/4 de cebolla
- 1 pimiento verde mediano
- 1 lata de atún en aceite
- Piña en almíbar
- Sal
- Orégano
- Aceite de oliva
- Mantequilla
- Queso mozzarella


He de decir ante todo que cuando elaboremos la masa, con esas medidas tendremos cantidad suficiente para al menos 5 pizzas rectangulares tamaño bandeja de horno, por lo que podemos congelar en bolas la masa que nos sobre y usarla en diferentes ocasiones sin necesidad de tener que volver a a elaborar masa.

Mezclaremos en todo caso en una fuente la harina y la sal. Verteremos el agua y amasaremos con espátula. Añadiremos el aceite y amasaremos a mano varios minutos (ahora en encimera con un poco de harina encima).

Taparemos entonces con un trapo la masa y la dejaremos crecer durante 25 minutos en lugar templado.

Cogeremos la cantidad necesaria para una pizza (el resto al congelador en bolas), la extenderemos mediante rodillo sobre una bandeja de horno untada en mantequilla y comenzaremos a realizar nuestra pizza.

Primero el tomate frito. Luego el tomate en rodajas y posteriormente el atún en trocitos.

Esparciremos ahora sobre una mitad trozos de piña en almíbar y sobre la otra (la mía, je je) cebolla y pimiento verde.




Por último, un poco de sal, orégano, queso mozzarella rallado y un toque de aceite de oliva.

He de recordaros que sería conveniente tener el horno precalentando a unos 170 grados durante 10 minutos.

Llegó por fin el momento de meter la pizza en el horno 15 minutos primero solo con el fuego de abajo y otros 15-20 por arriba y abajo a la vez a unos 180 grados.

Sacar, cortar y disfrutar a dos carrillos.


Juaki




sábado, 24 de septiembre de 2011

Tarta de galletas con chocolate

Receta original de Mayte

Para no perder la costumbre os voy a presentar un plato súper sencillo. Se trata de una tarta de galletas y chocolate que por sencilla no necesita ni horno, solamente un poco de paciencia al montarla.







INGREDIENTES:

- 450 gramos de galletas (preferiblemente cuadradas y sin tostar)
- 1 vaso de leche
- Crema de cacao
- 100 gramos de mantequilla (aproximadamente)
- Café molido
- 1 clara de huevo
- 3 cucharadas soperas de azúcar














Comenzaremos untando todas las galletas con crema de cacao la mitad de ellas y el resto con mantequilla.

Calentaremos a continuación (en realidad solo templaremos para que no se deshagan las galletas al mojarlas) la leche con un poco de café y la verteremos en un plato hondo.

Y ahora es cuando empieza la tarea de construcción de nuestra tarta. Mojamos en la leche una galleta untada de chocolate (crema de cacao). La apoyaremos verticalmente en un recipiente con paredes y seguiremos mojando otra untada en mantequilla para apoyarla sobre la anterior, y así sucesivamente hasta que acabemos de construir toda la tarta (he de confesaros que existe un truco para colocarlas más fácilmente y es montar primero una torre horizontal, unas encima de otras y luego ponerlas verticalmente en el recipiente).




Ultimo paso, batiremos una clara de huevo con 3 cucharadas de azúcar hasta dejarla a punto de nieve. Volcaremos entonces sobre la tarta y al frigorífico.

He de deciros que esta tarta esta mucho mas rica de un día para otro.

Intentadlo y me contáis. Os va a sorprender en todos los sentidos.

Por cierto, feliz cumpleaños Isra, esta tarta es para tí.


Juaki

domingo, 18 de septiembre de 2011

Sandwich de lomo de cerdo y queso gouda


Si en esta ocasión consideráis que me he pasado de sencillo, acertáis. Pero cuando estas en la carnicería eligiendo la pieza de lomo de cerdo que quieres que te hagan filetes finos y ves que la propia carne te hace un guiño de complicidad decides que merece la pena introducir esta receta en un blog que presume de sencillo y rico.

Y rico el trozo de carne que he localizado en la tienda de al lado. Pieza entera de lomo de cerdo de la tierra sin adobar con un color claro, brillante de aspecto, terso de textura, fresco en definitiva.

Pasemos a los ingredientes:

INGREDIENTES:

- 3 filetes de lomo de cerdo sin adobar
- 2 lonchas de queso Gouda
- 2 rodajas de pan de molde rústico (del alargado)
- Lechuga
- Salsa de mostaza y miel
- 1 huevo
- Pan rallado




Vamos a empezar limpiando de impurezas los filetes para posteriormente salpimentarlos y rebozarlos en huevo batido y pan rallado.

Los freiremos en abundante aceite caliente y reservaremos para un poco mas tarde.

Tostaremos ahora las 2 rebanadas de pan de molde (si puede ser del rústico que aguanta mas relleno mucho mejor) y comenzaremos a montar nuestro sandwich. Primero una generosa ración de salsa de mostaza y miel. Esta salsa se elabora mezclando bien una cucharada sopera de mostaza con 2 de miel, un poco de aceite, un chorrito de limón, sal y pimienta. Si lo mezclamos en una sartén caliente el resultado es aun mejor.

Incorporaremos ahora la lechuga a trozos, los filetes de lomo, y por ultimo las lonchas de queso gouda (este queso en concreto le viene muy bien al cerdo pero se puede usar cualquier otro en su defecto). También podemos añadir el queso rallandolo en vez de en lonchas, el resultado será igual de bueno.

Medio minuto de microondas para que el queso se deshaga y podremos darnos cuenta una vez mas de lo bien que se puede comer invirtiendo tan poco tiempo en preparar cosas ricas.


Juaki


jueves, 15 de septiembre de 2011

Pastel de patata y carne



Me encantan los pasteles salados, tanto de carne como de verdura, te hacen trasladarte al dulce instante del postre en el momento en que mas te apetece salado. Suena incongruente verdad, una razón de mas para que me gusten, je je.

En definitiva, hoy nos toca un delicioso pastel de patata con carne picada de relleno, os va a encantar. Ademas, como siempre, es facilísimo de hacer, no diréis que no pongo recetas sencillas y con ingredientes de los de estar por casa. Ya no hay excusa para no cocinar.

Momento de enumerar los ingredientes para 4 personas:




INGREDIENTES:

- 3 patatas medianas
- 1/3 de cebolla
- 1 zanahoria pequeña
- 250 gramos de carne picada (mitad ternera mitad cerdo)
- 3 cucharadas soperas de tomate frito
- 2 cucharadas soperas de mantequilla
- 2 yemas de huevo
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 chorrito de brandy





Empezaremos poniendo a cocer las 3 patatas enteras con la cascara ( previamente lavadas) para que no cojan demasiado agua.

Al mismo tiempo podemos comenzar a picar muy fino la cebolla y la zanahoria y volcarlas en una sartén con un poco de aceite. Removeremos para que se poche bien todo sin llegar a quemarse. Cuando la cebolla coja tono brillante añadiremos la carne y volveremos a remover. Nos toca ahora rectificar de sal, pimienta y alguna hierba si nos apetece.

Cuando veamos que todo el conjunto esta hecho subirémos el fuego, verteremos 1 chorrito de brandy y mezclaremos todo hasta que notemos que ya no huele a alcohol sino a guiso (¿medio minuto?). Ya podemos incorporar el tomate frito y dejar que se guise 5 minutos a un fuego mas suave. Sacar y reservar.




Una vez cocidas y peladas las patatas las pondremos en un bol y añadiremos sal, pimienta y 2 cucharadas de mantequilla. Mezclaremos todo el conjunto hasta elaborar un fino puré y reservaremos.

Al mismo tiempo que ponemos a precalentar el horno a unos 150 grados comenzaremos a montar nuestro pastel en un recipiente para horno (que sea bonito por favor) untado de mantequilla por dentro. Primera capa con la mitad del puré de patata. Segunda toda la carne picada. Y ultima capa con la mitad del puré restante.

Bañaremos por ultimo de yema de huevo batida o queso rallado según gustos e introduciremos al horno a 180 grados con el fuego de arriba durante 15 minutos aproximadamente.

Servir y disfrutar.


Juaki


viernes, 9 de septiembre de 2011

Bizcocho casero



Receta original de Mayte.

Ya va siendo hora de introducir en este blog algún dulce que otro ¿no?.

En esta ocasión nos vamos a decantar por un dulce casi universal y buenísimo mojado en leche: el bizcocho. He de decir que recetas de bizcochos hay a montones y riquísimas, pero esta en concreto presume de sencilla y buena. Y presume con razón.





INGREDIENTES:

- 1 vaso de leche
- 1/2 vaso de aceite de girasol (en su defecto una buena cucharada sopera de mantequilla)
- 1 vaso de azúcar
- 2 vasos de harina
- 1 huevo
- Ralladura de 1 limón
- Un pellizco de canela
- Una pizca de sal
- 1 sobre de levadura















El proceso de realización es bien sencillo. Ante todo prepararemos unos moldes de horno untados por dentro con mantequilla y posteriormente harina (sacudiremos la harina sobrante). Se trata de que el bizcocho no se agarre demasiado a las paredes del molde. Cuando digo moldes en plural lo hago porque en mi casa muchas veces probamos no a hacer solo un bizcocho, sino a meter también moldes de magdalenas con la misma receta. Probad a hacerlo.

Volcaremos en un vaso mezclador todos los ingredientes arriba mencionados y batiremos hasta que consigamos una mezcla homogénea.


Dicha mezcla la verteremos sobre los moldes y los introduciremos al horno (ya precalentado) durante al menos 45-50 minutos a una temperatura de 180 grados C. (para comprobar si esta hecho pinchad con un palito el bizcocho al final del horneado y si sale limpio sin nada de mezcla es el momento de sacarlo).

Durante los primeros 25 minutos pondremos el fuego solo por abajo y el resto del tiempo de cocción por arriba y por abajo.

Por cierto, se me olvido antes comentaros que cuando ralléis corteza de limón solo lo hagáis hasta lo amarillo de la corteza, no ralléis también lo blanco que amarga una barbaridad.

Ya solo nos quedaría desmoldar con la ayuda de un cuchillo de punta y abrir por la mitad para untar crema de cacao y volver a tapar.



Si lo espolvoreamos encima azúcar glasé el aspecto final nos hará sentirnos orgullosos, jejé, y encima nos ha costado nada de esfuerzo.


Juaki



lunes, 5 de septiembre de 2011

Crema de calabacín


Con estos cambios de tiempo que estamos sufriendo últimamente, hasta en estas fechas apetece una rica crema de vez en cuando. Y si es la reina de las cremas de verduras, entonces acertaremos seguro. Estamos hablando de la crema de calabacín.

Este plato se une también al club de las recetas facilísimas, y por supuesto, riquísimas.










INGREDIENTES (4 personas):

- 2 calabacines medianos
- 1 patata
- 1 puerro
- 2 lonchas de queso fundido
- 1 chorrito de leche
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 vaso de agua
- Sal
- Pimienta negra














Empezaremos limpiando y troceando en dados los calabacines, la patata y el puerro. Los introduciremos tal cual en una olla sin necesidad de limpiar de pipas los calabacines ya que posteriormente entrara en juego nuestro famoso chino o colador.

Siguiente operación reogar un par de minutos toda la verdura con un poco de sal y aceite a fuego medio.

Una vez reogada la verdura añadiremos un vaso grande de agua (mas no ya que los calabacines sueltan bastante jugo) y subiremos el fuego para que empiece todo a cocer, momento en el cual bajaremos el fuego y dejaremos hervir durante aproximadamente media hora (tiene que quedar toda la verdura tierna).






5 minutos antes de terminar la cocción agregaremos las 2 lonchas de queso y un chorrito de leche y removeremos bien para que se mezcle todo.

Ya solo nos quedaría batir todo el guiso y finalmente colar en el chino (el que diga que no merece la pena ademas de batir, colar, que pruebe a colar una vez y mire la cantidad de posos y pipas que se quedan en el colador).

Una vez servido en el plato espolvorearemos por encima un poco de pimienta negra recién molida, un golpe de aceite de oliva y hasta nos regocijaremos de lo buen cocinero que somos cuando queremos.


Juaki


domingo, 4 de septiembre de 2011

Tallarines aglio-olio



Como un día me contaba mi amiga Paola, los tallarines o espagueti aglio-olio vienen siendo tradicionalmente uno de los platos mas socorridos para la juventud italiana después de una noche de juerga. Son muy rápidos de hacer y están buenísimos.

Pueden servir perfectamente también como acompañamiento de un plato principal, incluso como guarnición.







INGREDIENTES (4 personas):

- 400 gramos de tallarines.
- 1 cabeza de ajo
- 1 vaso de aceite de oliva
- 1 guindilla o en su defecto 2 cayenas
- Perejil fresco
- Sal
















Como veis, los ingredientes son básicos, los hay en prácticamente cualquier cocina.

Para empezar pondremos a cocer los tallarines en abundante agua con un pelin de sal. Al mismo tiempo cortaremos en trozos pequeñitos o laminas finitas ( como siempre digo, al gusto) los dientes de ajo ( mínimo 8-10 dientes). También trocearemos la guindilla y el perejil.

Una vez cocida y escurrida la pasta, la reservaríamos con un poco de mantequilla mezclada para que al enfriarse no se apelotone.

En el mismo recipiente donde hemos cocido la pasta verteremos la mitad del vaso de aceite y freiremos los ajos y la guindilla ( solo hasta dorar). A continuación echaremos el resto del aceite, sal y la pasta que teníamos reservada y removeremos todo bien para que se mezcle el ajo por todos los tallarines.

No nos quedaría mas que espolvorear por encima el perejil y servir si se quiere acompañado de queso rallado.

Fácil de hacer no es la frase apropiada, yo diría que tirado...


Juaki


miércoles, 31 de agosto de 2011

Salmorejo cordobés



Gran plato el de hoy a la vez que sencillisimo de hacer. La gran duda que alguna vez nos ha surgido a muchos es la diferencia entre el gazpacho y el salmorejo. A parte de llevar menos ingredientes, el salmorejo es de una textura bastante mas espesa que el gazpacho.

La elaboración es parecidisima en ambos casos.

Pasemos a los ingredientes para 4 personas.






INGREDIENTES (2 litros):

- 2 kilos de tomates
- 1 diente y medio de ajo
- 1/2 barra de pan de víspera
- 1 vaso de aceite de oliva
- 1 chorro de vinagre
- 2 huevos duros
- Jamón ibérico
- Sal

















Como en la receta del gazpacho lo mejor es usar una buena olla en la que introduciremos los tomates lavados, escurridos del liquido interior y bien troceados ( no hace falta pelarlos si luego usamos el chino o colador).

También trocearemos (y eliminaremos el germen) un diente y medio de ajo, para añadirlo a la olla. La 1/2 barra de pan tendrá que estar previamente sin la corteza y remojada en agua para posteriormente agregarla a la mezcla (es bueno para que no se aligere mucho el salmorejo escurrir con las manos algo los trozos de pan remojado).

Al mismo tiempo coceremos 2 huevos que nos servirán en un futuro como guarnición.

Seguiremos añadiendo el vaso de aceite de oliva, un chorro de vinagre de manzana y sal al gusto.

Y ahora a batir, y como en el caso del gazpacho, a batir mucho. El resultado merece la pena. No nos olvidemos del ultimo paso, colar por el chino (impresionante la textura que se consigue).

Ya tenemos listo nuestro salmorejo, el cual serviremos frío y con unos trocitos de huevo duro y jamón cortado por encima.

No me digáis que no parece sencillo de elaborar... Pues efectivamente lo es.


Juaki


martes, 30 de agosto de 2011

Pollo asado al limón



Receta original de Mayte

En esta ocasión me voy a referir a una receta que, solamente por la persona de la que proviene, merece una especial mención en este blog. Mayte la borda y esta realmente deliciosa a la vez que es sencilla de elaborar.





INGREDIENTES:

- 1 pollo de corral troceado en cuartos.
- 1 limón
- 1/2 vasito de aceite
- 1/2 vasito de vinagre
- 2 dientes de ajo.
- 2 vasos de agua
- Sal
- Pimienta
- Romero
- Hierbas provenzales
- 3 patatas














Empezaremos salpimentado y untando en aceite los cuartos de pollo. Previamente habremos puesto 10 minutos a calentar el horno a una temperatura media.

Cortamos los dientes de ajo en laminas no muy estrechas y las entremetemos por todo el pollo (se puede hacer alguna incisión en la carne).

Ya es buen momento para ir poniendo a cocer en agua y sal las tres patatas que usaremos posteriormente.

Colocamos el pollo en una bandeja preuntada con aceite (la piel por debajo) y añadimos por encima el Romero, las hierbas y el jugo de medio limón, todo ello mezclado con un vaso de agua (haremos otra mezcla igual, añadiendo un chorro de vinagre, la cual reservaremos para mas adelante).

Introducimos la bandeja en el horno a una temperatura de 180 grados y lo mantendremos ahí unos 40 minutos regando de vez en cuando con el propio jugo del asado.

En ese tiempo ya se habrán cocido las patatas para poder sacarlas, trocearlas y reservarlas en un plato.

Una vez pasados los 40 minutos le damos la vuelta al pollo y vertemos el vaso con la mezcla que reservamos al principio. En esta ocasión tendremos el pollo durante unos 30-40 minutos ( según gustos).

15 minutos antes de terminar el plato repartiremos todas las patatas que teníamos reservadas por toda la bandeja y volveremos a introducir en el horno para que atrapen todo el gusto del asado.

El resto es comer y cantar. No cocina el que no le gusta, si no el que no lo intenta.


Juaki


martes, 23 de agosto de 2011

Lasaña (sin pasta!) de berenjenas blancas y tomates



Por Cortesía de Patri

Hoy toca plato sano y rico. De vuelta de las vacaciones nos va a venir muy bien desengrasar y eliminar en la medida de lo posible todas las molestas calorías acumuladas durante el estío vacíonal.

El plato original (La cocina vegetariana de Patri) es vegano (ni pizca de producto animal), ya que el queso es sustituido por tofu o queso de soja y el jamón por supuesto desaparece. Nosotros le vamos a dar una vuelta de tuerca introduciendo dichos ingredientes animales.

Por cierto, las berenjenas blancas existen, en serio!, son realmente de color blancas y las descubrí en la huerta del tío Curro en Valdelarco (Huelva). Saben muy parecidas a las tradicionales negras pero dan un aspecto muy original al plato.

Y sin mas pasamos a los ingredientes:










INGREDIENTES ( 4 personas):

- 1 berenjena blanca (en su ausencia, naturalmente negra)
- 2 tomates maduros (de calidad, por favor)
- Queso semicurado (o al gusto)
- Aproximadamente 200 gramos de Jamón dulce
- 2 pimientos verdes
- 1/2 vaso de aceite
- Sal
- Pimienta
- Hierbas aromáticas









Lo primero que haremos será lavar y cortar en rodajas de no mas de 1/2 cm toda la verdura.

A continuación cogeremos un recipiente para horno en el que pondremos en el fondo una película de aceite. Y a partir de ahí comenzaremos a realizar pisos con la verdura: primero una capa que cubra todo el recipiente de berenjenas. Un poco de sal, pimienta y aceite para continuar con los tomates y los pimientos, repitiendo la misma operación de aliñado.

Siguiente capa con queso, y la ultima con Jamón dulce.

Repetiremos una vez mas la cadena de pisos eliminando esta vez el Jamón (se trata de darle algo de sabor proteico sin tapar el gusto de las verduras).

En la ultima capa de queso añadiremos las hierbas aromáticas que mas nos apetezcan, y si se quiere un poco de pan rallado (para hacer rica costra en el horno). Chorrito de aceite y listo para introducir al horno a una temperatura de aproximadamente 170-180 grados durante 1 hora mas o menos (giraremos de vez en cuando el recipiente).

Mas sencillo imposible. El que no cocina es porque no quiere.


Juaki